EMPIEZA A CUIDARTE, CAMBIA TUS HÁBITOS, VIVE SANO, VIVE MEJOR, VIVE SIN ENFERMEDADES.

En esta ocasión he querido hacer una entrada en la cual me gustaría invitarte a comer de manera más consiente y saludable.

A mí me encanta preparar alimentos deliciosos pero también comerlos, aunque sé que a veces lo más delicioso no es precisamente lo más sano, así que siempre acostumbro tener una buena ingesta de alimentos que me estén nutriendo y llenando de vitalidad y de vez en cuando me doy mis gustos, consumo lo que se me antoje y sin remordimientos ya que digámoslo así me estoy premiando por tener disciplina y cuidar lo que me llevo a la boca durante 5 o 6 días a la semana y 1 o 2 días me permito comer sin remordimiento.

Soy fanática del pan realmente me gusta mucho y siempre prefiero comer el pan que yo preparo pues sé exactamente como lo estoy haciendo, las grasas que estoy utilizando, etc. También podemos adquirirlos en alguna panadería solo que a veces utilizan grasas hidrogenadas como la margarina en lugar de mantequilla o conservadores y saborizantes artificiales aunque igualmente nos lo podemos comer siempre y cuando en nuestro día a día estemos comiendo gran cantidad de alimentos buenos para nuestra salud, principalmente alimentos vivos como son las frutas y los vegetales.

¿Qué son los alimentos vivos? Bueno pues para mí alimentos vivos son todos aquellos que tienen vida como las frutas y verduras o los que pueden producir vida como son las semillas ya sea trigo, avena, lenteja, frijol, etc.

Recientemente descubrí cómo hacer germinados en casa y les compartí la forma de hacerlo aquí en el blog.  Al respecto debo decir que no existe alimento más vivo que los germinados así que es súper importante que los incorpores a tu alimentación ya que toda la energía que  nuestro cuerpo utiliza para digerir por ejemplo una lenteja cocida al germinar la semilla utilizó su energía en hacer crecer la planta por tanto es mucho más fácil la digestión además de ser un alimento cargado de micronutrientes.

 

¿Cómo puedo comenzar a cuidarme?

  • Si eres de las personas a las que definitivamente no le gusta comer vegetales intenta al menos agregar una pequeña porción a tus platillos y poco a poco ir agrandando la porción de vegetales y disminuyendo la de los alimentos más pesados como las carnes y las harinas refinadas. Además puedes agregarles aderezo, limón y/o chile para hacerlos más agradables al paladar.
  • Es muy importante comer hojas verdes por ejemplo lechuga, espinacas, perejil, rúcula, menta, hierva buena, etc., ya que tienen infinidad de propiedades y beneficios a nuestra salud. Una buena forma de comerlos además de las ensaladas es en licuados poniendo una porción de hojas verdes, 1 fruta, semillas o frutos secos y agua o alguna leche vegetal. Esto hará que tengas un licuado energético súper completo además de que el sabor será más agradable.
  • Evita lo más posible los productos procesados, hoy en día estamos siendo invadidos por la industria alimentaria ya que encontramos prácticamente todo enlatado o empaquetado como carnes, salsas, vegetales, aderezos, panes, cereales, etc., todos estos alimentos han sido sometidos a varios procedimientos para hacerlos menos perecederos pero son alimentos muertos con químicos, azúcares, grasas y conservadores que dañan nuestra salud.
  • Intenta beber más agua natural y poco a poco has el propósito de dejar de beber refrescos y bebidas embazadas ya que todas o la gran mayoría tienen azúcares añadidos y conservadores que hacen que estés tomando alimentos muertos. O sólo permítete ingerirlos 1 día a la semana.
  • Sal a caminar y has un poco de deporte empieza con 5 minutos y ve aumentando hasta llegar a ½ hora aunque si realmente no dispones del tiempo siempre será mejor 5 minutos que nada.
  • Por último pero no menos importante duerme bien por lo menos 7 horas diarias, lo ideal son 8 pero si puedes incluso duerme 9 horas diarias no más. Todo en exceso es malo. A veces por el trabajo, la casa, los hijos, las fiestas, los amigos, etc., descuidamos este aspecto que es de suma importancia hasta las computadoras necesitan un reinicio para seguir trabajando bien, así que nosotros necesitamos dormir bien para despertar con más ánimo y energía para hacer nuestras actividades diarias.

Sé que es difícil cambiar los hábitos alimenticios sobre todo cuando se ha llevado toda una vida de excesos pero no es imposible, poco a poco ve tomando decisiones pequeñas que te vayan llevando a mejorar tu alimentación. En mi caso particular provengo de una familia normal en la que comía prácticamente de todo, comida casera, frutas, verduras, leche, queso, pero también refrescos, frituras, dulces, alcohol, etc. Desde hace aproximadamente 9 años disminuí mi consumo de refrescos, café, chocolate, chiles y grasas ya que estaba muy enferma de dos patologías que afectan a miles de personas que son gastritis y colitis. Estas dos enfermedades las he tenido desde que tenía como 13 años pues como todo adolecente comía muchas frituras con muchísimo chile, muchísimos dulces además de los otros alimentos malos que mencioné.

En mi vida habitual era muy común que me dieran terribles dolores de estómago al punto en que me quedaba tirada literalmente en el suelo sin poderme enderezar ya que el dolor era más intenso pero tenía solución, me llevaban al hospital, me inyectaban en la vena varios medicamentos o me ponían suero y después de eso ya podía seguir igual comiendo de todo. Para mí era como si me blindaran el estómago para seguirlo atacando con toda esa comida chatarra que me encantaba. Además de tomar medicamentos para estar controlando los síntomas. En una ocasión cerca de los 20 años me asustó el hecho de que me dijeron en el hospital que si seguía así se me harían ulceras gástricas y necesitaría cirugía así que traté de comer más sano pero realmente seguí comiendo igual de todo un poco.

Fue hasta los 21 en que decidí estudiar una carrera universitaria y alejarme del seno familiar cuando comprendí que ahora la forma en que me alimentaba era mi responsabilidad y que ahora ya no iban a estar mis padres para llevarme de emergencia al doctor así que yo no me imaginaba yendo al médico a deshoras de la noche con el tremendo dolor que me daba, así que empecé a dejar de consumir los alimentos que mencioné anteriormente que tanto me encantaban y tanto daño me hacían.

Ahora agradezco haberme enfermado a tan corta edad y haberme alejado de mi familia para crecer como persona pues creo que fue la forma en la que fui más consiente y realmente empecé a nutrir el cuerpo.

Realmente no me cuesta mucho comer vegetales pues como les comentaba comía de todo y siempre me gustaron, pero lo que sí me costó fue dejar el chocolate, el café, el picante, el refresco, y las frituras. Aún hoy en día en mis días “libres” suelo comer a veces frituras pues producen una sensación que no me he podido erradicar por completo pero como solo es un día me permito comer cuanto quiera aunque a veces duro semanas sin sentir el antojo. Ya que otra de las cosas que descubrí que cuando estamos más nutridos se va eliminando la ansiedad por ciertos alimentos.

Hoy en día no tomo nada de refrescos, casi nada de productos procesados, casi nada de chocolate y pocas grasas. Tengo 9 años que no me ha dado el dolor de estómago que me daba y no he tenido que visitar al médico o tomar medicamentos. De hecho tenía un fibroadenoma en un seno el cual la última vez que fui al ginecólogo había desaparecido y yo creo que fue gracias a la alimentación que llevo.

Actualmente no considero llevar una alimentación muy estricta pero si como muchos vegetales, frutas y germinados por la mañana y por la noche ya que a la hora de la comida suelo comer comida casera con picante ya sean guisos, carnes, tortillas, etc. Pero siempre agrego frutas y vegetales entre comidas es decir colaciones nutritivas, además tengo un pequeño huerto orgánico en mi patio trasero en macetas con lo que garantizo la calidad de mis alimentos y disfruto mucho del proceso de producirlos.

Espero que te guste pero sobre todo te sirva un poquito de lo que aquí te comparto y si quieres que hable más a profundidad de algún tema en específico solo dímelo.

Intenta poco a poco o si quieres consejos más personalizados puedes dejarme un mensaje o enviarme un mail o contactarme por Facebook. Compárteme tu experiencia, tus hábitos o lo que quieras.

Recibe saludos y un fuerte abrazo y no te olvides de disfrutar de las pequeñas cosas como las que se aprecian en esta imagen con la que me despido.

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here