MICROGREENS DE MOSTAZA, TAMBIÉN LLAMADOS MICRO-VERDES O BROTES VERDES.

Los microgreens son uno de los mejores alimentos que podemos consumir están cargados de vitaminas, minerales, aminoácidos (proteínas) y enzimas. Son súper accesibles y económicos si decidimos cultivarlos en casa además de tener la ventaja de que podemos controlar su cultivo en todo momento por lo que podemos estar seguros de la inocuidad con la que estamos trabajando.

Son alimentos biogénicos que significa que están vivos y por lo tanto son capaces de transmitir esa energía vital a nuestro cuerpo. Son ricos en minerales como en calcio, magnesio, potasio, hierro, zinc. Además, contienen glucosinolatos que son compuestos de azúfre anticancerígenos.

En esta ocasión hablaremos del cultivo de los micro verdes de mostaza. La semilla de mostaza es pequeña la podemos encontrar con facilidad en tiendas de autoservicio especializadas en productos naturales, super foods, especias y semillas en general. También las podemos adquirir en línea, pero busca que sean semillas sin tratamiento y preferiblemente orgánicas. Las hay de 3 variedades blancas-amarillas, negras y silvestres.

Para el cultivo de nuestros microgreens de mostaza necesitarás lo siguiente:

– 1 cucharada de Semillas de mostaza (Yo utilicé la variedad de semillas blancas-amarillas)
– Recipiente o charola de 2 a 3 cm de alto con varios orificios en la base.
– Sustrato (puede ser fibra de coco, compost, perlita, tierra de hoja, tierra común, incluso algodón, etc. Solamente revisa que tu sustrato no tenga estiércol de ningún animal) (en mi caso suelo preparar 3 partes de fibra de coco y 1 parte de peetmoss, después voy compostando los restos de tierra y de raíces, y a unos 3 meses después vuelvo a utilizar esa tierra para hacer más cultivos).
– Agua purificada (o lo más limpia posible)
– Frasco
– Paciencia y ganas de ver la magia de cultivar tu propio alimento.

Cantidades para una charola rectangular de 25 x 15 cm, y uno redondo de 15 cm de diámetro.

PROCEDIMIENTO

  1. Poner a remojar las semillas en medio vaso de agua de 4 a 6 horas.
  2. Preparar el sustrato, en mi caso he utilizado 3 partes de fibra de coco y 1 parte de peetmoss, revolver y humedecer con agua. El sustrato debe de estar mojado, pero no encharcado.
  3. Colocar el sustrato en la bandeja o recipiente a utilizar, aplanarlo lo más posible para que quede la superficie pareja, pero tratando de que no quede demasiado compacto el sustrato.
  4. Una vez hidratadas las semillas, esparcir sobre la tierra de tal manera que quede una capa uniforme, tratando de que las semillas queden una al lado de otra, pero no encimadas.
  5. Regar utilizando un atomizador.
  6. Tapar las semillas con otra charola y colocar algo pesado arriba para que las semillas se mantengan presionadas contra el sustrato y así puedan germinar de forma más pareja.
  7. Colocar los recipientes en un lugar oscuro y dejar ahí durante 2 días (si el clima es muy frío dejarlo 3 días). Durante este tiempo no se destaparán ni agregará más agua.
  8. En el día 2, destapar y colocar en un lugar donde reciban mucha luz pero que no estén directamente bajo los rayos del sol. Por ejemplo, al lado de una ventana o bajo maya sombra.
  9. Regar 1 vez al día, aunque si el clima es muy seco o notas que la tierra se seca muy rápido puedes regar 2 veces al día pero sin llegar a empapar la tierra.
  10. En el día 5 los brotes ya estarán listos para que los cortes desde la base, es decir, el tallo y las hojas.
  11. Enjuagar con agua purificada para retirar partículas de tierra y polvo que puedan llegar a tener.
  12. Ya los puedes consumir en tus platillos favoritos.
  13. Si los vas a almacenar es recomendable que los dejes secar completamente o que no los enjuagues, ya que la humedad puede estropear tus brotes más rápido. Guárdalos en un recipiente hermético en refrigeración y que éstos estén completamente secos.
  14. Lo ideal es mantener tus microgreens vivos e ir cortándolos según los vayas a consumir yo los he dejado de 10 a 14 días y siguen estando buenísimos, sólo tendrán el tallo más largo.

Notas:

  • Si algún día se te olvida poner agua a tus microgreens y notas que se doblan los tallos hacia los lados deberás agrega agua de forma normal (sólo un poco) para evitar ahogar las pequeñas plantas. Como se ve en la siguiente imagen, tus brotes se recuperarán pero debes cuidar que ya no les vuelva a faltar agua.
  • Si tu cultivo se te ha llenado de moho te recomiendo desecharlo, lavar y desinfectar muy bien tu recipiente y empezar de nuevo. Es probable que hayas cometido un error agregando demasiada agua, o que las semillas no hayan sido de muy buena calidad, es decir que ya estén muy viejas y sólo germine un porcentaje muy bajo de ellas por lo tanto las que no germinen empezarán a echarse a perder y estropearán todo el cultivo. El moho es como un algodoncillo blanco parecido a una telaraña, ésta va de un lado a otro y con el paso de los días empieza tener puntos negros o azules. Como el que se muestra en la siguiente imagen de unos brotes de girasol.
  • En el periodo en que las semillas están germinando y están tapadas es común que crezcan raíces superficiales las cuales son blancas y muy pequeñas que llegan a confundirse con un algodoncillo blanco que parece moho, pero no lo es, este tipo de raíces estarán solamente alrededor de cada tallo como si se tratase de un escobellón. En este caso no debes preocuparte y sólo continúa con tu cultivo. En la siguiente imagen se muestran este tipo de raíces.
  • El sabor de los brotes de mostaza es ligeramente dulce al principio y picante después. Son muy ricos para acompañar platos con los que comúnmente agregaríamos rábano ya que el picante es similar. Idealmente queda perfecto en sushis, pescados, carnes, ensaladas y comidas mexicanas.
  • Si después de probarlos decides que no te agrada mucho su sabor, puedes mezclarlo con otros brotes, aunque, al combinarlo con tus platillos su sabor picante disminuye mucho con los demás alimentos.
    Por ejemplo en la siguiente foto te muestro un simple taco de frijoles fritos con queso, agucate, jitomate, salsa de tomate verde, espinacas y coronado con unos ricos microgreens de mostaza. De verdad que de simple sólo tiene el nombre porque está buenísimo además de ser un alimento súper completo y cargado de nutrientes.

Espero que esta información te sea de utilidad y que, así como a mí los germinados, brotes verdes, microgreens o como gustes llamarlos te cambien la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here